Otras entradas

Te invito a conocer otros relatos del blog. Gracias por pasar

Lost in translation

Dos sujetos locales y uno oriental subieron al ascensor. Sus trajes, desmejorados tras un día tenso de trabajo, desprendían aún el penetrante...

Cómo escribir un clásico

--------------------------------------------------------------------------------------- Queridos lectores. Mi papá tuvo una idea y me pidió que la pase a palabras, así que hoy...

Los niños de la casa de tiza

El internado de la calle Piedras -"la casa de tiza"- permaneció en su arisca crisálida de chapa durante cincuenta largos años; se...

La evolución de la fotografía

Recomiendo tomar menos fotos. Un jueves reciente, sin celular, me condujo al siguiente descubrimiento: a falta de tecnología, el cerebro humano recopila...

El octavo Santa

            Enfundadas en holgadas prendas de segunda mano, dos niñas aguardaban su turno con impaciencia. Papá Noel, micrófono en mano, leía los...

Dos noches en el Tocororo

"¿A mí qué? ¿A mí qué? Decía Juana tripita, la negra más rutinera A mí qué?...
la casa de las arenas

De escarabajos azabaches

Más se retorcía la alimaña, más se adentraba el pegamento viscoso en su pelaje. Con las patas traseras empantanadas y la colita...

La dulce espera

Ocho pares de ojos se midieron con rapidez. Se incorporó el hombre más joven quien, perdido por perdido, optó por ser amable...

Los autos de papá

Tanto mi infancia como mi adolescencia fueron celosamente custodiadas por Volvos. Se sucedían en nuestra cochera ataviados de los más variados colores:...

En el limbo

Una cortina invisible y hedionda frenaba en seco a los progenitores -en su mayoría, madres- que se acercaban apresurados con los pequeños....

Piazza Navona

Una paloma gris se posó sin gracia sobre la cabeza de Neptuno, pero éste, ocupado en temas menos mundanos, no le prestó...

San Valentín

            Estaba arrepentida, pero ya era tarde para cancelar. Lo que había iniciado como una idea romántica ahora se le antojaba un...