Piazza Navona

8
95

Una paloma gris se posó sin gracia sobre la cabeza de Neptuno, pero éste, ocupado en temas menos mundanos, no le prestó atención. El turista, tampoco. Sufría con cierto deleite la sensación de hormigueo que le inspiraba la nereida, en especial en la yema de los dedos. Ansias de tocar.

Deseó fervientemente recorrer los fríos relieves como si, al adaptar las manos a sus contornos, pudiera aprender el arte de moldear el mármol. Pero no lo hizo. La dama le merecía el mismo respeto que las esculpidas en carne quienes, etéreas, arrojaban monedas al agua y desaparecían entre la multitud. Se aproximó a uno de los caballos, pensando en un oxímoron que no terminaba de formular, pero que se relacionaba con el movimiento y gracia de la roca, más fluida que el agua que la contenía.

Al otro extremo de la fuente, una mujer de pálidas mejillas, frente generosa como sus caderas y copiosos cabellos hacía a su vez su propio rito de admiración. Había visitado la escultura durante la mañana, el mediodía y la tarde, y ahora la apreciaba ante la luz anaranjada del atardecer. No tomaba fotos, pues desconfiaba de los intermediarios. Cuando sus pupilas no resistieron un ápice de belleza más, observó con ojos llorosos al hombre, quien, a su vez, levantó la cabeza y la vio.

La sincronización en perfecta armonía les robó una sonrisa, que derivó en un café.

Charlaron con alegría hasta que la fontana volvió a mutar sus colores, reclamando devoción. La observaron por un largo rato y coincidieron en que los caballos se veían más aterrorizados bajo la luz artificial. Sería interesante regresar un día de lluvia.

No se enamoraron. Las sutilezas del amor son más delicadas que el más bello de los monumentos.

NATALIA DOÑATE

Foto de: https://guias-viajar.com

8 Comentarios

  1. Cuentan varias leyendas sobre la piazza y Bernini. Leí hace tiempo un artículo de El País cuyo título es “El odio entre arquitectos que acabó inventando el barroco”, basta que lo pongas así en google. Creo que puede interesarte. Tu historia muy bella. Tienes razón, las sutilezas del amor son muy delicadas. Un abrazo Natalia.

  2. Jaja “la casa de su rival quedaba justo enfrente y esculpió frente a su ventana unas ore­jas de burro, en pleno escándalo de los campanarios de San Pedro. Como respuesta, Bernini colocó en la facha­da de Borromini una escultura de un enorme falo. Tan irreverentes obras fueron retiradas por orden papal” Parecen niños!!! Muy interesante

  3. Me alegra que te haya parecido interesante. En efecto, eran como niños jajaja aunque su odio fue proverbial, en medio de una trama de celos, ante dos formas de ser a nivel personal y artístico, tan diferentes. Buen finde ¡¡

Deja un comentario